Seleccionar página

En esta nueva entrada del blog, coincidiendo con el fin de año, quería primero agradeceros a todos y todas el interés que habéis mostrado por mi nuevo proyecto. “Bienvenidos al fútbol base” ha cumplido ya dos meses. Esta aventura acaba de empezar pero marcha con paso firme y ha venido para quedarse.

Como he dicho en repetidas ocasiones, vamos a apostar por la educación en valores en todos los ámbitos deportivos. La página ha tenido muchas visitas, y creo que mi objetivo personal está más que cumplido. Pero ahora llega lo más difícil, que es pasar a la acción. Algunos clubes, asociaciones y federaciones ya han tomado consciencia y estamos trabajando con resultados extraordinarios. Llama la atención que los clubes más modestos, son los primeros que se han interesado en la reflexión y han apostado por la formación de sus entrenadores, que a la postre serán los futuros formadores de nuestros hijos.  Me gustaría que en este nuevo año que va a empezar todos los clubes reflexionaran acerca de la formación a sus directivos, entrenadores, familias y jugadores/as ya que urge cambiar nuestro deporte base.

Tristemente seguimos viendo cada fin de semana como en nuestro deporte base sigue habiendo peleas, insultos, gritos y criticas……. Tenemos que reaccionar lo antes posible, pero para eso necesitamos tener cada uno en nuestro club, colegio o asociación, un plan de acción claro. Con objetivos medibles y adquiriendo un compromiso que nos lleve a todos a cumplirlo. Ese compromiso se tiene que evaluar en el tiempo, así será más fácil que todas las partes lo cumplan. Sería muy positivo para nuestro deporte que en este año 2018, cada uno aportásemos nuestro granito de arena para que esto mejore, cada uno con sus medios y recursos, pero con un compromiso claro de pasar a la acción. El único resultado que nos tiene que preocupar es que, dentro de un tiempo, nos miremos a nosotros mismos y veamos que estamos cambiando y que hemos empezado a construir algo potente y firme, será nuestro mejor triunfo! Creemos un campamento base, donde diseñemos cómo vamos a afrontar nuestro reto, que será la cima de la montaña, donde poco a poco y acción a acción, con pasión y con paso firme encontremos el mejor camino para nuestro objetivo. Seguro que nos encontraremos con dificultades, el aprendizaje es doloroso…. En los momentos difíciles y cuando estemos a punto de tirar la toalla, debemos visualizar la mirada de ojos brillantes de los niños de nuestros equipos, ya que para ellos somos sus referentes, no hay nada más importante para un niño que su entrenador. Si hay trabajo en equipo, nadie nos va a impedir llegar a la cima. Y además marcaremos un camino para que otros lo puedan realizar. Entonces trabajaremos todos en equipo, con disciplina, orden, respeto, responsabilidad, compañerismo, esfuerzo, con cosas de verdad, disfrutando con alegría de lo bonito del deporte. Y gestionando bien los conflictos, los miedos, las expectativas, las frustraciones y los egos, juzgar sustituirlo por jugar! Y, en definitiva, formación que luego les valdrá para la vida.

“Cerca de la cima siempre hay mil excusas para bajarse y una sola razón para subir”

RAMÓN PORTILLA

¡Feliz Navidad y próspero Año Nuevo!