Seleccionar página

En este nuevo artículo del blog, me gustaría daros una herramienta más para el proceso de cambio de nuestro deporte base y que fuese útil para todos los que, de alguna manera, nos dedicamos a la formación de jóvenes deportistas.

Se trata del método GROW (Crecer), creado por Graham Alexander y difundido principalmente por John Whitmore. Un método desarrollado en el Reino Unido que se extendió después al mundo del coaching. Cada una de las letras representa cada una de las fases por las que debe transcurrir un proceso de coaching.

1. Definición del objetivo o meta a alcanzar (goal)

– Objetivo: definir y establecer una meta a alcanzar.

– Preguntas del coach: ¿cuál es tu reto? ¿Cuál es tu objetivo? ¿Cómo sabrás que has alcanzado tu meta?

2. Exploración de la realidad actual (reality)

-Objetivo: describir y examinar la situación actual de la persona y la distancia que lo aleja de su reto.

– Preguntas del coach: ¿cuál es tu situación actual? ¿Qué te falta para alcanzar tu reto? ¿Qué dificulta tu camino?

3. Creación de opciones (options)

-Objetivo: considerar las opciones que se presentan para superar las limitaciones y medir las posibilidades que existen.

-Preguntas del coach: ¿qué opciones tienes? ¿Cuáles son los pros y los contras de cada opción? ¿Qué factores tienes que tener en cuenta? ¿Otras alternativas?

4. Plan de acción (will)

Objetivo: establecer un plan de acción y adquirir un compromiso.

Si no cambiamos de rumbo, es probable que terminemos en el mismo sitio hacia el cual nos dirigimos.

Razones de por qué a la gente le cuesta cambiar:

  1. No veo que sea necesario cambiar.
  2. Me da miedo cambiar.
  3. No sé qué es lo que se espera de mí.
  4. La situación me dificulta cambiar.
  5. No sé qué hacer para cambiar.
  6. No veo los beneficios de cambiar.
  7. Los resultados son buenos. No necesito el cambio.

En realidad, cuando se atrasa el cambio es porque no se está en el momento para asumir el coste que supone el cambio, o que simplemente se tienen otros asuntos más importantes que atender. En este caso se puede hacer ver el coste que le supone el no cambiar.

Necesitamos salir de nuestra “zona de confort”, es normal tener dudas, recelos, incertidumbres…. Pero como se suele decir: “sin riesgo no hay cambio”. Conseguir ascender a una mejor posición supone dar un giro o cambio y si se quieren conseguir nuevos objetivos se han de recorrer diferentes caminos.

Una vez tenidos en cuenta estos miedos y obstáculos que se puede uno encontrar, se dará paso a conocer el proceso que ayudará y guiará la conversación para conseguir realmente acciones concretas que llevarán al objetivo deseado y bien definido.

Por último, me gustaría proponeros el siguiente esquema para dar los primeros pasos:

1. La meta u objetivo al cual se quiere llegar: QUÉ QUIERO.
2. Realidad, para identificar la situación actual en relación con la meta: DÓNDE ESTOY.
3. Opciones o DISEÑO DEL PLAN.
4. Determinar qué hacer, cuándo, quién y cómo: ME PONGO EN MARCHA.

Aquello que pienso que soy y puedo hacer determinará las acciones que vaya a realizar.